Club Atletismo Narón. Los desprecios de su nuevo presidente al trabajo de entrenadores y directivos.

 

Las jornadas de promoción llevadas a cabo por el Club Atletismo Narón en diversos colegios de Narón y Neda esta temporada, traen ahora sus frutos con un notable incremento de inscripciones de los más pequeños. Pero los entrenadores y directivos que han llevado a cabo ese trabajo han desaparecido todos del club.

Entre los entrenadores dados de baja figuran María Romero y Antonio Paz, un servidor. María Romero es la atleta más laureada de Narón, con ocho campeonatos de España en salto de altura y poseedora durante bastantes años del record gallego, estaba en la directiva y llegó a ser presidenta. Antonio Paz es el entrenador de la que es actualmente la mejor atleta de Narón y primera en el ranking gallego en 100m vallas, 400m vallas y pruebas combinadas, y también con varias medallas en campeonatos de España, algunas de oro.

El presidente del club, Miguel Soto Castiñeira, que es directivo de la Federación Gallega, para colmo el Coordinador del Observatorio del Atletismo Gallego, aparta del equipo a estos dos entrenadores de atletismo, que han pagado su formación a esta federación, y ficha a dos supuestos monitores de triatlón, que lo más probable es que no sepan lo que es saltar longitud, saltar triple, saltar pértiga, saltar altura, lanzar peso, lanzar disco, lanzar jabalina, lanzar martillo o pasar vallas.

Para justificar la ausencia de María Romero en los planes del club, le ofrecieron un horario de entrenamiento que sabían que no podría cumplir y mi ausencia la justificaron en el haber publicado yo en Facebook las propuestas de dos candidatos a la alcaldía de Narón, en las últimas elecciones, para subsanar las deficiencias de las instalaciones de atletismo. Otro motivo fue el decirle que era una mala idea preparar para atletismo, un pabellón de fútbol sala en Sedes, ya que está a siete kilómetros de las pistas. No es lógico gastar dinero en algo que no va ser útil por su lejanía, teniendo necesidades más importantes en las instalaciones actuales. El presidente, después de halagar mi trabajo como entrenador, me dijo que cuando uno se está convirtiendo en imprescindible ha llegado la hora de deshacerse de él. Menuda paranoia.

No se quedó atrás el secretario, Roberto Tuimil que, mientras me decía que tampoco yo entraba en el nuevo proyecto del club, me estaba pidiendo consejos para poder mejorarlo. Llevo dos meses pidiéndole los estatutos del club, documento al que tenemos que tener acceso todos los socios y que debería estar disponible en la página web del club, pero como está inoperativa quedó en mandarlo por email. Después de llevar dos meses dándome largas, diciéndome que está muy liado, ahora me dice que para poder verlos tengo que pedírselo mediante un escrito al presidente. Otro lunático.

Estos dos personajes, están actuando igual que esos narcos que fichan a cuatro figuras extranjeras para el equipo de fútbol del pueblo para mejorar su imagen y contentar a la gente, a la vez que desvían la atención sobre los problemas y abusos que están creando detrás de estas falsas ilusiones. Pero en este caso, en lugar de pagar estas figuras con su dinero, las pagan con la subvención del ayuntamiento que, por cierto, no llega para cubrir estos fichajes, poniendo en riesgo el futuro del club.

No se debería permitir que entrenadores que estamos trabajando por el atletismo de Narón no podamos llevar a cabo nuestro trabajo y se nos humille poniendo en nuestro lugar gente sin el correspondiente título de entrenador de atletismo y que sea un directivo de la Federación Gallega de Atletismo el responsable de todo esto.

Para perpetuarse en su puesto, los megalómanos, expertos manipuladores, se rodean de personas a las que les ofrecen un puesto a su lado para que le deban favores, y se desprenden de aquellos que puedan atreverse cuestionarlos por no deberles ningún favor. También se prodigan en invitaciones a las autoridades para ganarse su confianza y hacerse la correspondiente foto. No todo lo que parece es, no todo lo que es parece.

Lo sentimos, no se permiten comentarios o trackbacks en on esta entrda.