El presidente del Ría Ferrol oculta a los padres la posibilidad de hacerse socios

El presidente del Club Atletismo Ría Ferrol, Marcelino Crespo, lleva años ocultando a los padres de los atletas la posibilidad de hacerse socios. El club tiene más de doscientos atletas pero ningún padre podrá votar en las próximas elecciones a presidente que tendrán lugar el próximo 4 de julio. De esta forma es inútil que se presente ningún candidato que no sea afín a esta directiva ya que la mayoría de los socios son directivos o familiares de estos. Para evitar que los padres se hagan socios y puedan votar retiraron de la web los formularios necesarios y además les hacen pagar una cantidad extra, mientras que en cualquier otro equipo esta cuota está incluida en la cantidad que pagan cada año, lo que hace que todos sean socios.

Al igual que en la anteriores elecciones, han vuelto a poner en la normativa electoral que la Federación Gallega de Atletismo podrá resolver y supervisar, como órgano superior, cualquier incidencia relativa al proceso electoral. En las anteriores elecciones impugné la candidatura del actual presidente porque no cumplía los requisitos que figuraban en los estatutos. Para ser presidente había que ser padre o tutor de un atleta del club, o tener ficha en el mismo. No era padre ni tutor de ningún niño federado, no tenía licencia nacional porque lo comprobé en la web de la RFEA y, para comprobar si tenía la autonómica, le pregunté a la Directora Técnica de la FGA, respondiéndome que tampoco la tenía. Mandé la impugnación a la Junta Electoral Social y a la Federación. Esta se desentendió del tema y le pasó la pelota a la Secretaría Xeral Para o Deporte. Mandé una nueva comunicación a esta Secretaría y, ya fuera de plazo, me contestaron que era competencia de la justicia ordinaria.

Me planteé poner la correspondiente demanda ante el juzgado y le pregunté a la directora técnica, Madó González si podía testificar pero me puso todas las pegas que pudo, echándome en cara que yo había actuado con mala intención. ¡¡Qué vergüenza!! El día de las elecciones, el Secretario de la federación Victor Arufe nos llamó por teléfono al presidente y a mí para decirnos que la Secretaría Xeral Para o Deporte había comunicado que no se deberían celebrar las elecciones por no tener el club los estatutos actualizados con la nueva Ley del Deporte Gallego, el presidente ya lo sabía e hizo caso omiso. Además, el secretario me dijo que había visto, ese mismo día, que tenía licencia gallega con fecha de alta a principio de temporada. Está claro que alguien de la Delegación de Ferrol o de la FGA se la falsificó, porque, además de comprobarlo la directora técnica, el delegado del club había hecho un listado con los atletas del club a fecha 28 de febrero y el presidente no estaba en esa lista. En lugar de tomar medidas, la FGA ha tapado todo.

A raíz de estos hechos fui expulsado del Club como directivo, como entrenador y poco después como atleta. Las nueve atletas de mi grupo de entrenamiento se vieron obligadas a abandonar el Ría para poder seguir conmigo. Se nos prohibió el uso del módulo cubierto y el gimnasio, que son instalaciones municipales. Se basaron en un convenio ya caducado y confuso en cuanto a la exclusividad del Ría para las citadas instalaciones. Lo curioso es que el Rugby Ferrol y otros atletas que no son del club sí las pueden usar. Como consecuencia de esto puse una demanda en la que también se incluía el haberse celebrado las elecciones sin tener los estatutos del club adaptados a la nueva Ley del Deporte Gallego. La sentencia no fue favorable por falta de testigos y pruebas, y por el tiempo transcurrido.

Durante la gestión de este presidente, la mayoría de los mejores atletas de la comarca han visto forzada su salida del club. De los cuatro atletas gallegos becados en USA, dos fueron formados en el Ría y sus respectivos entrenadores también vieron forzada su marcha, uno de ellos soy yo, y era el único entrenador Nacional que tenía el club. El otro entrenador fue “invitado” a marcharse al pagarle solo la mitad de lo acordado, al parecer por tener pocos atletas. Los atletas nuevos eran asignados a otros entrenadores, parte de los cuales no tenían título. Mencionar que el presidente es también entrenador y elige a los atletas que quiere preparar, quitándoselos a otros entrenadores como era mí caso cuando entrenaba en el Ría. Esto fue lo que me hizo impugnar su candidatura.

También recuerdo que poco antes de celebrarse las anteriores elecciones, el presidente me dijo que pasase lo que pasase, yo continuaría como entrenador en el club. La idea sería que si yo ganase aquellas elecciones, él continuaría en el club con su grupo. Los pocos padres y atletas que pudieron votar en aquellas elecciones me votaron a mí. Él llevó a gente que está fuera del atletismo. Era imposible comprobar si habían pagado la cuota o no ya que se les entregan recibos sin numerar como justificante de pago.

La Federación Gallega debe hacer que se pospongan estas elecciones hasta que comience la próxima temporada para permitir que los padres sean socios. Y no digo que “se hagan socios” porque hacerse socios sin que te lo pidan va en contra de la voluntad de este presidente, lo que supone ser perseguido. Con esta forma de actuar “mafiosa” se va deshaciendo de cualquiera que no sea un voto fijo a su favor. Se debe incluir la cuota de socio en la cantidad que se paga anualmente, tal y como se hace en los equipos que conozco.

Lo sentimos, no se permiten comentarios o trackbacks en on esta entrda.